Hoy os traigo un queso de Quesería la Antigua, en Fuentesaúco (Zamora). Es una empresa relativamente joven; nace en el año 2002 por iniciativa de GAG (Gestión Agro Ganadera) una de las compañías más relevantes en el sector lácteo ovino en Castilla y León. A pesar de su corta vida, esta quesería, ya cuenta con varios premios internacionales y mundiales gracias a un equipo que ha apostado por los métodos tradicionales de elaboración de queso consiguiendo un resultado excepcional.

Este es el caso de su torta de oveja “Caprichos de la Pastora” elaborada artesanalmente con leche cruda de oveja, cuajo de cardo y sal. A modo de curiosidad os comentaré que el cuajo de cardo ha sido un sustitutivo vegetal del cuajo de leche animal debido a que su uso resultaba mucho más económico para los pastores que, de este modo, no debían sacrificar un cordero para obtener el cuajo necesario para elaborar el queso. El cuajo es una sustancia presente en una de las cavidades del estómago de los mamíferos rumiantes, que en el caso de la oveja debe extraerse cuando aún es lechal.

Es un queso de corteza fina, lisa y delgada totalmente comestible. Su interior es muy muy cremoso, de sabor suave pero con mucha personalidad; puede recordar a la Torta del Casar, aunque creemos que ésta es bastante más fuerte. Caprichos de la Pastrora es un queso fácil de comer que se disfruta mucho untado en un buen pan y acompañado de una buena cerveza o un buen vino. Perfecto en modo “Tapa” antes de sentarse a la mesa.

Caprichos de la Pastora fue galardonado con la Medalla de Plata en el concurso World Cheese Awards 2010.

Lo podéis encontrar en El Corte Inglés y en las secciones Gourmet de Carrefour por unos 13 €.

Si os gustan este tipo de quesos os recomiendo probarlo a nosotros nos ha gustado mucho y hemos repetido. Dice un refrán que con un buen queso no hay mal vino… pues con este queso os pasará eso. 😉