• CREMA PASTELERA:
  • 750 ml de leche (entera o semidesnatada)
  • Piel de medio limón
  • Rama de Canela
  • 1 lámina de hojaldre
  • 4 manzanas reineta
  • Mantequilla
  • Zumo de limón
  • Mermelada de melocotón

Bienvenido Mundo!

Después de meses de parón “medio obligatorio”, ocupada en otros menesteres, vuelvo manos a la masa y retomo el blog con ilusión y esperando poder compartir con quienes me conocéis y seguis recetas, trucos y curiosidade. En esta nueva etapa espero poder dedicar parte del contenido a hablaros de cosas relacionadas con la cocina que os puedan ser útiles. Durante estos meses me he dado cuenta de que cosas que son obvias para mí,  la gente no las conoce, y francamente a muchos les harían ciertas tareas mucho más sencillas.

Para inaugurar esta nueva etapa os invito a probar esta tarta de manzana clásica. Un básico de la cocina.

Preparar la Crema

  • En una cazuela al baño maría, ponemos la leche al fuego (reservamos un poco) junto con el azúcar, la piel de limón y la canela. Aparte, batimos las yemas con la maizena y la pizca de leche y reservamos.
  • Cuando la leche esté a punto de hervir, vertemos la mezcla de yemas y removemos enérgicamente hasta que espese, evitando que se caliente en exceso. Si es necesario retiraremos del fuego.
  • Una vez conseguida la textura de crema, vertemos la crema en un bol para que se enfríe y cuando pierda calor, la tapamos al contacto con un film para que no cree costra.

 

Horneado

  • Precalentamos el horno a 200ºC.
  • Engrasamos y forramos nuestro molde para tarta con la plancha de hojaldre. Pinchamos el hojaldre con un tenedor y colocamos unas judías o garbanzos encima para evitar que suba
  • Horneamos durante 10 min.
  • Rellenamos la tarta con la crema pastelera y colocamos unas rodajas de manzana. Para evitar que las rodajas de manzana se oxiden mientras las preparamos, derretimos un poco de mantequilla a la que añadimos zumo de limón; impregnamos las rodajas en la mezcla.
  • Colocamos las rodajas de manzana sobre la tarta, superponiéndolas pues al hornearse perderán volumen.
  • Metemos de nuevo en el horno pero a menor temperatura, unos 170 ºC a 180 ºC durante 30 min hasta que la fruta esté levemente dorada
  • Antes de que la tarta pierda calor, untarla con un poco de mermelada de melocotón para aportarle brillo.

Dejar enfriar