• 250 gramos de tallarines de arroz
  • 12 barritas de cangrejo (unos 200 gramos)
  • 125 gramos de gulas
  • 125 gramos de guisantes cocidos
  • 8 tomatitos cherry
  • Sésamo tostado
  • Salsa: Un huevo, Aceite de Oliva, Sal y el zumo de una Lima

Uso mucho los tallarines de arroz para preparar platos sanos de manera rápida y sin complicaciones. Lo bueno de estos tallarines es que se cuecen enseguida y que pueden combinarse con cualquier cosa que se nos ocurra.

Este plato es eso, un plato improvisado con lo que tenía por la nevera. Podéis cambiar o añadir cualquier ingrediente que se os ocurra. Por ejemplo, puede irle muy bien unas gambas, un poco de pollo salteado, una “toltilla” francesa picadita….

Lo más importante es pillar bien el punto de cocción a los tallarines. Sigue las instrucciones del fabricante. Deben quedar al dente.

Pon una cazuela al fuego con abundante agua con sal. Cuando empiece a hervir vierte los tallarines. Déjalos cocer durante unos 4 minutos (mira en el paquete el tiempo recomendado por el fabricante). Sácalos, escúrrelos y enfríalos con un chorro de agua fría para cortar la cocción. Reserva.

En una sartén con un chorro de aceite de oliva saltea las gulas con los guisantes. Cuando estén casi listas agrega las barritas de cangrejo picadas en dados. Da un par de vueltas a la mezcla y añade los tallarines. Saltea un minuto y retira del fuego. Añade los tomatitos cherry partidos.

Prepara una salsa mahonesa. (En este orden) Pon el huevo, el zumo de lima, la sal y una buena cantidad de aceite en el vaso de la batidora. Introduce el brazo de la batidora hasta el fondo y ponla en marcha (media) hasta que la mezcla emulsione. Cuando empiece a emulsionar, muévela de arriba abajo suavemente. 

Coloca los tallarines y salsea. Añade al final un puñado de sésamo tostado.