• 1 Romanescu
  • Aceite de Oliva
  • 2 ajos
  • Una cucharadita de pimentón Dulce
  • Almendras laminadas
  • Sal
  • Vinagre de Vino

El Romanescu o Romanesco es una variedad de verdura de la familia de las brassicas a la que pertecen la coliflor, la col o el brócoli.  El Romanescu es muy rico en vitamina C, ácido fólico y potasio.

A modo de curiosidad os copio el siguiente texto extraído de “La cocina y los Alimentos” de Harold Mc Gee sobre esta familia de verduras:

Todas estas verduras son variedades de coles en las que se ha interrumpido el desarrollo normal de los pedúnculos florales y las flores, para que los tejidos florales inmaduros proliferen y se acumulen en grandes masas.

… Como esta masa es inmadura en términos de desarrollo, se mantiene relativamente sin fibra y rica en pectinas y hemicelulosas de la pared celular, y se puede hacer un puré muy fino y de consistencia cremosa (y si se cuece entera demasiado tiempo, no tarda en quedar pastosa)

Aunque esta verdura llegó a España hace más de tres décadas, no ha conseguido mucha popularidad. No sé si será por su geometría fractal que le da un aspecto “extraterrestre” o por su textura mantecosa, y peculiar, que resulta ciertamente distinta pero muy agradable al paladar.

Estamos en plena temporada de estas verduras y en el mercado podéis encontrar Romanescus espectaculares.

 

 Elaboración

Ponemos abudante agua en una cazuela, añadimos sal y esperamos a que rompa a hervir. Entonces echamos los tallos de romanescu bien limpios y dejamos cocer durante 10-15 minutos dependiendo de si queremos un punto más “al dente” o una textura más “mantecosa”. Personalmente a mí me gusta cocerlo durante 10 minutos.

Pasado este tiempo escurrimos y reservamos.

En una sartén ponemos un dedo de aceite de oliva virgen, echamos un par de ajos laminados y dejamos que doren a fuego suave. Cuando empiecen a coger calor añadimos un par de puñados de almendras crudas laminadas y retiramos del fuego. Echamos el pimentón, rehogamos y cortamos la cocción con un buen chorro de vinagre de vino blanco. Vertemos la salsa sobre el romanesco.