• 300 gramos de arroz
  • 200 gramos de boletus
  • 300 gramos de champiñón
  • 60 gramos de queso de oveja puro
  • 650 a 700 ml de caldo
  • 1 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de aceite de trufa o trufa rallada
  • Perejil picado para adornar el plato

Hay recetas que son para disfrutar de una buena comida de domingo.  Más aún si son tan fáciles como este Risotto de boletus.

De la receta básica original he cambiado el queso parmesano por un queso de oveja viejo y he añadido unas buenas lascas de cecina para darle un toque ahumado. Tampoco lleva ni mantequilla ni nata para no sobrecargarlo de sabor láctico y hacerlo mucho más digestivo

Para este tipo de arroces es importante usar un producto adecuado y de calidad. Yo he elegido el arroz risotto Gran Gallo variedad Arborio, de grano corto y  firme y que por su alto contenido en almidón aporta mucha cremosidad a la receta.

Risotto1

Pues sin más vamos allá con la elaboración. Veréis que fácil!

  1. Si tienes tiempo, lo primero que tendrás que hacer será preparar un buen caldo, incluso puedes elaborarlo el día anterior. Los ingredientes básicos de un caldo son: unos recortes de pollo, verduras variadas (una cebolla, una zanahoria, un puerro, dos dientes de ajo y un tomate), un chorrito de aceite de oliva, sal y un litro de agua. Ponemos todos los ingredientes dentro de una cazuela y dejamos cocer a fuego suave durante dos horas  (25 minutos si usáis olla express). Una vez cocido colamos el caldo por un colador fino y reservamos. Si no tienes tiempo utiliza un caldo comercial de una marca de confianza.
  2. Preparamos las setas. Corta el pie de los champiñones y lávalos debajo del grifo con agua fría procurando que el sombrero esté siempre hacia arriba. Haz lo mismo con los boletus (pero corta sólo el inicio del pie, el resto es comestible entero). Pica las setas en laminas no muy finas. Pica el ajo y ponlo en una sartén con un poco de aceite y añade las setas. Déjalas cocinar a fuego medio hasta que hayan perdido todo el agua y estén en su punto. Reducirán su volumen a la mitad. Cuando estén listas apártalas del fuego y reserva.
  3. Pela y pica la cebolleta y ponla a pochar en una cazuela a fuego suave con un buen chorro de aceite de oliva virgen. Cuando la cebolleta  esté tierna y translúcida (unos 15 min) vierte el arroz y deja que se rehogue 2 minutos, añade 100 ml de vino blanco y espera a que se evapore casi del todo.
  4. Añade dos vasos de caldo  bien caliente  y déjalo cocer a fuego medio hasta que se consuma. Remueve de vez en cuando para que el arroz suelte todo el almidón y se ponga cremoso. Ve añadiendo el caldo caliente cada vez que el arroz se quede sin líquido y sigue removiendo. Déjalo cocer el tiempo indicado por el fabricante desde que añades el primer vaso de caldo, unos 20 minutos. Pasado este tiempo prueba el punto y si fuera necesario echa un poco más de caldo.
  5. Dos minutos antes de retirarlo del fuego añade el queso rallado, las setas y una cucharadita de aceite de trufa si dispones de él, sino simplemente prescinde.
  6. Pica la cecina en lascas y viértelas sobre el arroz una vez servido en el plato. Si lo deseas decora con un poco de perejil o tomillo

Así de fácil!

Risotto5