• 2 Cebolletas grandes
  • 1 Calabacin grande
  • 1 Pimiento Rojo
  • 1 Pimiento amarillo
  • 2 tomates grandes

No hay pisto como el de Mi Abuela Margarita. Lo hacía habitualmente, sobre todo en verano, cuando mis hermanos y yo pasábamos unos días con ellos. La abuela picaba las verduras y las guisaba con tiempo y dedicación, a fuego lento. Chup… chup…. Luego a mi, fanática de queso, me gustaba agregarle un poco en polvo o rallado, le da un toque riquísimo.

Hoy he hecho pisto. Gracias abuela, no está tan rico como el tuyo pero iremos mejorando.

El pisto es un plato muy flexible. Por definición diremos que es una fritada de verduras cuyos ingredientes podemos variar en función de lo que encontremos disponible en el mercado ese día. Pero como ya estamos bien entrados en el mes de Mayo, empezamos  a ver en las huertas buenos calabacines: grandes, de piel fina y brillante con un fabuloso color verde que podemos aprovechar para este plato.

Es fácil de elaborar y muy ligero para aquellos que estén en plena operación bikini.

    1. Poner una cazuela al fuego con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.
    2. Pelar y picar las cebolletas y poner en la cazuela con un poco de sal. Cuando empiece a estar blanda y ligeramente transparente añadiremos los pimientos. Dejar rehogar 5 minutos más moviendo de vez en cuando para evitar que se nos pegue al fondo.
    3. Pelar y picar el calabacín en dados y agregarlo a la cazuela. Corregir el punto de sal.
    4. Pelar y picar los tomates y añadir. Si quieres subir el color puedes añadir un poco de tomate triturado.
    5. Dejar rehogar hasta que se cocinen las verduras.

Pisto4

Pisto1