• 100 gramos de manteca de cerdo
  • 100 gramos de azúcar
  • 165 gramos de harina de repostería
  • una yema de huevo
  • una pizca de sal
  • ralladura de limón

Cuando yo era joven y hacíamos la matanza en el pueblo, guardábamos la manteca de los chicharrones para usarla a lo largo del año.  Uno de los usos que le dábamos era la elaboración de repostería, principalmente para las pastas de manteca cuya receta os presento hoy. Es una receta centenaria, figura en uno de los recetines que tenemos en casa; no explica modo de elaboración ni la cantidad de harina, ni nada… sólo habla de los ingredientes.

A nosotros nos encantan estas pastas, en parte creo porque las hemos comido desde siempre, tanto hechas en casa como compradas en alguna de las panaderías de la zona próxima a Villaesper. Son suaves, ligeramente húmedas y con un sabor que nos recuerda a los hornos de toda la vida, a la repostería artesana.

Se hacen muy rápido. Estoy segura de que las repetiréis centenares de veces.

Os doy cantidades aproximadas para cada 100 gramos de manteca, con los que elaboraréis unos 325 gramos de pastas. Yo uso manteca de cerdo iberica de El Pozo que podéis encontrar en cualquier gran superficie. También algunos hipermercados (como Carrefour) distribuyen manteca para asar en la zona de carnes y charcutería; es  más suave y supongo también que más económica.


Elaboración

Mezclad la manteca a temperatura ambiente con la yema de huevo y añadid el azúcar y una pizca de sal hasta que quede todo bien integrado. A continuación echad un poco de ralladura de limón y poco a poco la harina.

Es una masa bastante blanda, incómoda de trabajar, puede que se os pegue ligeramente a la encimera pero no le agreguéis más harina (si lo véis absolutamente necesario sólo un poco para que no se pegue ). Amasad durante unos 10 minutos.

Estirad a masa sobre  una lámina de papel de hornear hasta dejarla de un grosos de unos 0,8 mm a 1 cm. Dejad reposar en el frigorífico durante 30 a 45 minutos para que se endurezca, des este modo luego podréis cortar las porciones más fácilmente.

Pasado el tiempo de reposo sacad la masa del refrigerador y cortad las pastas con la forma deseada, espolvoread un poco de azúcar por encima y cocinad en el horno precalentado a 200ºC durante unos 15 a 20 minutos. No dejéis que se pongan muy tostadas porque corréis el riesgo de que se queden secas.

Dejadlas enfriar sobre una rejilla.

pastasvillaesper2
pastasdevillaesper7

Yo las conservo en unas cajas de cartón especiales para pastas que compré en GonzalezyGonzalez este verano.
pastasvillaesper6