• 2 kilos de cerezas limpias y deshuesadas (como buenamente podáis)
  • Un kilo de azúcar
  • Un chorro de agua
  • Aroma de cerezas (opcional)

Mermelada o confitura….

Estos días he estado buscando por Internet las diferencias que hacen que esta conserva pase a llamarse de una manera o de otra. Hay diferentes opiniones al respecto yo me inclino por estas dos definiciones que son la que me han llevado a llamar a esta entrada confitura de cerezas y no mermelada de cerezas:

La mermelada es una conserva en forma de puré que se obtiene macerando y cociendo con azúcar una fruta u hortaliza (calabaza, zanahoria).

La confitura se elabora con trozos de fruta o frutas enteras que se cuecen con azúcar y agua (almíbar). No se pasa por pasapuré por lo que su consistencia es más espesa y compacta que la de la mermelada.

Y aquí va un apunte de culturilla gastronómica. La palabra mermelada deriva del término griego melimelon, que se usaba para llamar a un plato dulce elaborado a base de membrillos en miel.

Por lo general, la proporción habitual en peso de azúcar sobre fruta es de 55:45, es decir que el azúcar constituye casi las dos terceras partes de la mezcla cocida. Muchas calorías para el cuerpo? tranquilos, podéis rebajar esta cantidad considerablemente teniendo más cuidado en su elaboración, removiendo y vigilando de manera constante para que no se pase. Yo suelo utilizar la mitad del peso de la fruta de azúcar porque me gustan las mermeladas poco dulces.

Aprovechad estas últimas semanas de temporada de cerezas para preparar esta confitura porque es muy rica y la podéis usar no sólo para untarla en unas tostadas con queso fresco sino utilizarla para acompañar un buen foie o paté. Podéis conservarla al vacío o congelar (mi caso).

Poned a cocer todo junto en una cazuela ancha, cuanta más superficie de evaporación tenga la mezcla durante la cocción mucho mejor. Dejad cocer a fuego lento hasta que la mezcla comience a espesar. Ante la duda, retirad del fuego y dejad enfriar varias horas; si luego lo veis que estaá demasiado líquido podéis volver a ponerla al fuego. tened en cuenta que espesa mucho cuando se enfría.