• 250 gr de harina
  • 250 gr de azúcar
  • 75 ml de aceite de girasol
  • 125 ml de nata
  • 1 sobre de levadura royal
  • 3 huevos
  • La ralladura de 1 limón

Las magdalenas son uno de esos dulces que nos recuerdan a la infancia, a los desayunos de domingo, al pueblo, a las abuelas… sea como sea creo que siempre traen buenos recuerdos

No conozco a nadie que se pueda resistir a una tierna y jugosa magdalena recién horneada… (os prometo que se me cae la baba sólo de pensar en ellas).

Estas magdalenas las preparé allá por el mes de agosto.  A todos aquellos que hicisteis mis magdalenas de limón os invito a que probéis con esta receta. Y me preguntaréis ¿qué tienen de diferente?; pues bien: son más jugosas, muy aromáticas y más suaves de sabor puesto que no destaca el aroma del aceite de oliva virgen. Encontré la receta en el blog de Su (Webos Fritos).

Os saldrán unas 12 magdalenas en la cápsula tradicional. Yo he utilizado unas preciosas cápsulas que compré este verano en Gonzalez y Gonzalez.

Proceso de elaboración

  1. Con el accesorio batidor de la batidora bate los huevos con el azúcar hasta que emulsionen, cojan un color blanquecino.
  2. Mezcla la nata con el aceite e incorpóralo al batido de huevos y azúcar batiendo a marcha lenta.
  3. Aparte, agrega el impulsor, la sal y la ralladura de limón a la harina. Añádelo a la mezcla anterior a marcha lenta.
  4. Cuando tengas una masa homogénea ¡dale caña al batidor durante 2 o 3 minutos!.

Precalienta el horno a 250ºC y dispón las cápsulas sobre la bandeja. Rellena con una cucharilla los moldes hasta tres cuartas partes.  Mete las magdalenas al horno y baja la temperatura a 210ºC; hornea durante 14 a 16 minutos.

Cuando estén listas deja que se enfríen sobre una rejilla y ¡ya tienes el desayuno o la merienda listo!

Trucos, consejos y sugerencias para conseguir una magdalena perfecta

  •  Utiliza una harina de repostería de calidad.
  •  Tamiza la harina con la ayuda de un colador fino antes de utilizarla.
  •  Deja reposar la masa durante tres horas en el frigorífico. Con este reposo conseguiremos que el impulsor empiece a hacer su trabajo y será más fácil conseguir un buen copete.
  •  Hornea la masa aún fría porque el contraste de temperaturas favorece que la masa suba.
  •  Puedes echar un poco de azúcar por encima antes de hornear si quieres para conseguir esas magdalenas azucaradas.
  •  Conservación: en una bolsa de plástico duran varios días… si duran…