• 1 manojo cebolletas
  • 1 Lombarda
  • 1 vaso de Vino tinto
  • 2 manzanas reineta
  • Sal
  • Aceite

La lombarda es una planta de la familia del repollo. Temporada de invierno. Su característico color violáceo se debe a la presencia de un pigmento llamado antocianina que protegen a la planta de los rayos ultravioletas. La intensidad del color depende de la composición del suelo donde crecen, son más rojas cuanto más ácido es el suelo y más azules cuanto más alcalinos.

Se trata de una verdura muy saludable y óptima para dietas. El 91% de su composición es agua.  Aporta sólo unas 20 a 25 kcal por cada 100 gramos debido a su bajo contenido en hidratos de carbono (5%). Además es una fuente importante de antioxidantes (Vitamina A y C) y fibra. Incluso se le atribuyen ciertas propiedades protectoras frente al cáncer. Así que ya sabéis a ¡comer Lombarda!

Hay muchas maneras de prepararla, hoy os traigo una manera sencilla con un toque especial que le aportan el Vino (yo le eché un Viña Tondonia-crianza del 98 que tenía por casa) y las Manzanas.

Primero rehogamos bien la cebolla con un chorro de aceite de oliva. Cuando comience a estar transparente agregamos la lombarda limpia, la sal y rehogamos durante unos minutos.

Mientras pelamos las manzanas, las partimos en pedazos más o menos grandes (la mitad de un cuarto) y las agregamos. Echamos el vino tinto y, si fuera necesario un poco de agua (no excederse).

Dejamos cocer durante unos 20 o 30 minutos, dependiendo de cómo nos guste la verdura.

Lombarda_alzado