• 2 kilos de melocotones bien maduros
  • 1 manzana
  • 200 gramos de azúcar
  • 400 ml de agua

Me encanta empezar el día con un buen desayuno: tostada con queso fresco y mermelada, mi kéfir con fruta, cereales y avena, una taza gigante de café solo y un zumo de naranja recién exprimido. Es la comida más importante de todo el día porque tenemos que aguantar mucho tiempo hasta la hora de la comida. Es  importante desayunar bien y sano: frutas, lácteos y cereales son una combinación perfecta porque nos aportan una buena dosis de azúcar, vitaminas, hidratos de carbono y proteínas.

Este sábado estuve en el mercadillo de Pozuelo de Alarcón a comprar algunas frutas y verduras. Por suerte, el tenderete en el que estaba, tenían un cargamento de melocotones que habían sido recogidos después de una tormenta de granizo (desconozco el origen). Como por su aspecto no podían venderlos a precio habitual, los estaban dandos salida a 0,50 € kilo, ¡como lo oís! y lo único que les pasaba es que no estaban bonitos y perfectos por fueras. Así que me traje dos kilos con la idea de hacer esta mermelada para mis desayunos :-).

A mi me gustan las mermeladas pozo azucaradas y con grandes trozos de fruta. Por eso he hecho esta mermelada sin apenas azúcar, en plan light, no por otra cosa sino porque me gusta más; es más si los melocotones hubieran estado más maduros probablemente hubiera prescindido de ella.

Por definición una mermelada es una mezcla de fruta y azúcar que se cuece lentamente a fuego suave. Cuando la mezcla alcanza los 104 °C, el ácido y la pectina de la fruta reaccionan con el azúcar haciendo que al enfriarse quede sólida la mezcla. La pectina, por tanto, es la responsable de que la mermelada espese. Para elaborar mermelada de melocotón o de otras frutas con baja cantidad de pectina, basta con añadir pectina pura u otra fruta con abundante pectina al dos por ciento (manzanas, por ejemplo). Yo añadí una manzana para suplir la falta de azúcar y lograr que la compota final tuviera consistencia.

Mermeladamelocoton8Mermeladamelocoton4

Método de Elaboración

Pelamos y picamos los Melocotones en trozos grandes y una manzana en pedazos pequeños porque queremos que se desintegre y desaparezca en la mezcla. Vertemos la fruta en una cazuela, agregamos los 200 gramos de azúcar y un poco de agua, unos 400 ml.

Dejamos cocer a fuego suave durante dos horas removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue.

Una vez frío, vertemos en tarros. Al no llevar azúcar el tiempo de conservación óptimo de esta mermelada no creo que sea mucho más de una semana por lo que os recomiendo que congeléis los tarros que no vayáis a usar de inmediato.

Mermeladamelocoton3