Se han acabado las vacaciones de verano, y en un kit-kat de mi mudanza aprovecho para terminar de publicar esta entrada. Vamos que ya va siendo hora de retomar los cacharros!.

Este año hemos hecho un viaje exprés a Praga, Viena y Budapest (de 8 días). Como ha sido muy rápido casi no hemos tiempo para disfrutar de la gastronomía; pero bueno, quiero dejar en este post un par de sugerencias por si os sirven de referencia.

Praga

Sardinas de chocolate con leche: no son propias de Praga; proceden de Francia, del chocolatero francés Michel Cluizel. Las venden en una pequeña tienda en Vaclavské nám, una gran avenida que sube hacia la Plaza de Wenceslao y el Museo Nacional. La tiendecita está casi al final en la acera de la derecha (no me fijé en el nombre). Están tan bien elaboradas que pensé que era realmente una lata de sardinillas en aceite hasta que leí “Milk Chocolate Sardines”.

DSC_0041

Un lugar para tomas Cerveza en Praga: uFleku

ufleku es una de las cervecerías más antiguas de Europa y de las más conocidas en Praga (está en  Křemencova, 11). Antes de que te sientes los camareros te pondrán encima de la mesa una buena jarra de cerveza negra. Es una cerveza de elaboración propia, muy suave, mucho más que el resto de cervezas negras que puedes encontrar en España. Yo soy cervecera pero no me gusta la cerveza negra y os prometo que esta me encantó; entra casi sola ¡y encima no emborracha!.

Podéis sentaros a tomar simplemente una jarra  y también a disfrutar de su carta de restaurante de la que os puedo recomendar el codillo asado y las salchichas.

Los Trdelnik

Trdelník (ó Skalický trdelník) es un dulce tradicional de la cocina eslovaca. Básicamente es una masa de pan enriquecida que se enrollada en un rodillo de madera (trdlo) y se asa en las brasas. Una vez hecho se pasa por harina de almendra, azúcar y canela. Tiene un ligero sabor ahumado. Es muy tradicional de los mercados callejeros de Praga.

Trdelni-2k

Trdelnik

Viena

Haas&Haas

Unos amigos nos habían encargado pasar por Haas&Haas en Viena, una tienda especializada en la venta de tés y cafés pero donde también podéis encontrar muchas confituras, chocolate, productos de cosmética naturales y unas ricas gominolas.  Haas&Haas está justo detrás de la catedral de San Esteban. Nosotros compramos café, la edición especial, es muy suave y aromático; realmente si te gusta el toque amargo de los cafés fuertes (expresso) este no es tu café.

haas&haas

Wiener Schnitzel Filgmüller

Si a la hora de la comida estáis cerca de la catedral y os apetece comer un auténtico wiener schnitzel, os sugiero ir a Filgmüller. En Figmüller ocurre lo contrario que en muchos restaurantes de moda donde luce más el plato que lo que contiene; aquí lo que importa es el schnitzel que se sale, literalmente, del plato.

Preparan cada uno de los filetes concienzudamente a partir de una pieza de carne magra que se aplana a mazazos hasta que alcanza los 30cm de diámetro. Luego se reboza y se fríe de tres veces en tres ollas distintas controlando muy bien las temperaturas.

escalope-vienes

figlmullerCafé Demel

No os perdáis los escaparates del Café Demel (elaborados con azúcar); entrad, sentaros y disfrutad de su exquisita pastelería y su ambiente rococó. Probad su Eduard Sacher Torte y comparadla con famosa tarta Sacher del Hotel del mismo nombre.

demmel

Hotel Sacher y tarta sacher

Es casi obligatorio probarla si vas a Viena, al menos por saber cómo sabe la tarta original… simplemente… porque la tarta en sí no tiene mucho más.

confiteria-sacher2

Budapest

Apenas tuvimos tiempo para disfrutar de la ciudad. Os recomiendo visitar el mercado.

Mercado de Budapest

Bueno, hasta aquí esta brevísima nota de des-oxidación.