• Para la Masa de Buñuelos
  • · 450 gramos de harina
  • · 100 gramos de manteca de cerdo
  • · un litro de agua
  • · un poco de sal
  • · una docena de huevos "L" (uno más si son M)
  • Para la crema pastelera
  • · Un litro de leche
  • · 200 gramos de azúcar
  • · 150 gramos de harina
  • · 4 yemas de huevo L

Los buñuelos de viento son una masa elaborada a base de harina, manteca, agua y huevos que se fríe en aceite caliente. Es habitual verlos en las pastelerías desde finales del mes de octubre porque son típicos de la festividad de Todos los Santos. Suelen tener forma de bola.  La masa frita se hincha y dobla su volumen en la sartén,  lo que les ha dado el nombre de buñuelos de viento. Como en su interior se forman grandes burbujas es tradicional rellenarlos de crema pastelera, nata o chocolate.

Dice la tradición que cuando te comes un buñuelo sacas un alma de purgatorio. ¡Pues hemos sacado unas cuantas!

Esta receta es una receta familiar que me ha dado mi vecina Pili y que pertenece a suegro, quien dicen era todo un experto en la materia y quien además, creo,  poseía una confitería en Villalpando (Zamora).

Quizás sea una masa algo más recia que la de los buñuelos que estamos acostumbrados a ver en las pastelerías (que contienen más grasa y más huevos); pero también es algo que los hace distintos.

De Buñuelos 1

La forma de elaborar los buñuelos es una mezcla entre la masa de los churros y las lionesas porque se escalda la harina y se vierten los huevos uno a uno.

Antes de nada, si los vas a rellenar de crema pastelera prepárala antes que los buñuelos para dejar que se enfríe; mira la receta más abajo.

La masa de buñuelo

Te saldrán unos 120 buñuelos.

  1. Ponemos a hervir el agua con la manteca y la sal
  2. Echamos la harina de golpe y removemos. Ahora, si no tenéis amasadora, tendréis que ejercitar vuestros bíceps. Removed la masa hasta que esté lisa y homogénea. Os llevará un rato.
  3. Dejad enfriar la masa hasta que esté a temperatura corporal
  4. Id añadiendo los huevos uno a uno; es importante no echar el siguiente hasta que el anterior está completamente integrado, moved la masa en movimientos circulares amplios. Mejor si lo hacéis a mano, os cansaréis menos y trabajaréis mejor la masa. Si tenéis amasadora usad el gancho amasador y de vez en cuando parad para despegar la masa de las paredes del bowl. (Si usáis huevos clase “M” echad uno más de lo que indico en la receta).

La fritura

  1. Poned una sartén muy honda o una cazuela con abundante aceite. Es importante controlar muy bien la temperatura del aceite; debe estar caliente pero no en exceso porque si no los buñuelos se doran muy rápidamente y no se inflan.
  2. Para dar forma a los buñuelos puedes utilizar una simple cuchara. Coge media cucharada de masa y arrástrala con el dedo al aceite; al principio el buñuelo se quedará en el fondo de la sartén o la cazuela pero no tardará en subir a la superficie.
  3. Déjalos freir hasta que doblen su volumen y tengan un bonito color dorado.
  4. Retíralos de la sartén y ponlos sobre papel de cocina.
  5. Cuando estén fríos, rellena con el relleno que más te guste y rebózalos en azúcar (glas o granulado con canela). Si no los vas a comer en 24 horas siguientes no los rellenes.


La Crema pastelera

Pon la leche con el azúcar a hervir en una cazuela o cazo al baño maría, si quieres puedes aromatizarla con una ramita de canela. Aparte bate las yemas con la harina. Cuando la leche haya roto a hervir apártala, con la ayuda de un cazo vierte un poco de leche sobre la mezcla de yemas y harina. Vuelve a acercar el cazo al fuego y echa las yemas. remueve energéticamente hasta que espese. (en cuanto rompa a hervir). Vierte en un recipiente y déjala enfriar.

* TRUCO: para que no se te genere una costra por encima de la crema, cuando ésta se haya enfriado un poco cúbrela al contacto con un papel film.

Rellenar los buñuelos

Haz un agujerito en cada buñuelo con el dedo y, con la ayuda de una manga pastelera introduce el relleno. Reboza cada buñuelo en azúcar si lo deseas.